domingo, 18 de mayo de 2008

El día que Churchill sabía que matarían a Leslie Howard...y no hizo nada por impedirlo





























































































Martes 1 de junio de 1943. Aeropuerto de Lisboa, un auténtico nido de espías de los países beligerantes en la Segunda Guerra Mundial y de otros que no, como España. El DC-3 bautizado 'Ibis' destinado para el vuelo 777 de la BOAC (British Overseas Air Corporation) despega a las 9:35, hora local, con destino a Londres. A bordo viajan 13 pasajeros y 4 tripulantes. Pocos minutos antes de partir, otros tres pasajeros habían abandonado de manera inesperada el avión. Un sacerdote católico, tras recibir una misteriosa llamada que le pedía volver urgentemente a Lisboa, y el hijo de un diplomático y su niñera, que habían sido desembarcados para dejar su sitio a dos importantes personalidades británicas: el actor y director Leslie Howard (el popular Ashley Wilkes de 'Lo que el viento se llevó') y su apoderado y representante, Alfred Tregear Chenhalls, al que popularmente se conoce en el Reino Unido como "el hombre que se parece a Churchill". Junto a ellos viajan también otros seis hombres muy vinculados al esfuerzo de guerra aliado. De hecho, Howard vuelve de una agotadora gira de un mes por España y Portugal, en la que ha realizado labores de inteligencia aprovechando sus contactos y popularidad, pero que ha reportado escasos frutos. El actor, una importante figura de la propaganda anti-nazi, había accedido a tan ardua tarea tras las insistentes peticiones del propio Chenhalls y del Secretario de Asuntos Exteriores, Anthony Eden...
A las 12:45, a la altura del Golfo de Vizcaya, el vuelo 777 de la BOAC, un avión civil desarmado, es interceptado por ocho cazas pesados Ju-88 C-6, bimotores cada uno equipado con tres ametralladoras y 3 cañones de 20 mm en el morro. El indefenso 'Ibis' está condenado y, agujereado como un queso suizo, se estrella en el mar tras caer en llamas mientras su operador de radio lanza una inútil y desesperada llamada de auxilio...No llegará ningún socorro por parte de los aliados...aunque sus autoridades militares, con Winston Churchill a la cabeza, sabían de antemano que el ataque iba a tener lugar...No hay supervivientes. ¿Qúe fue lo que motivó que se dejase morir de esta manera a uno de los actores más importantes y conocidos del mundo, profundamente implicado en la propaganda aliada de guerra, sabiendo que se podía haber evitado?
Todavía hoy, cuando está próximo a cumplirse el 65 aniversario de la muerte del actor, se defienden dos hipótesis, aunque está demostrado que, gracias al desciframiento por la inteligencia británica de los códigos secretos empelados por los alemanes en sus máquinas Enigma, sabían que el vuelo 777 de Lisboa iba a ser atacado. Churchill conocía el dato...días antes, pero ordenó no hacer nada para que los nazis no sospecharan que se les habían descifrado sus códigos secretos. Los espías alemanes de Lisboa llevaban tiempo esperando una ocasión así, con la intención de derribar el avión del premier británico en alguna de sus 'escapadas' secretas para reunirse con el presidente Rooselvet, en las que cruzaba el Atlántico a bordo de aviones civiles...Cuando les llegaron informaciones de que 'un pez gordo' (obviamente era Leslie Howard) volarían en el 'Ibis', avisaron a Berlín de que podía tratarse del mismísimo Churchill, y el parecido de Chenhalls con éste pudo confundir definitivamente a los espías. De hecho, era muy inusual que los aviones alemanes, y más en tan gran número, atacasen aviones civiles, e incluso en Berlín se convencieron durante unos días de que habían acabado con su gran enemigo inglés...sin atreverse a lanzar la noticia hasta confirmarlo....
Independientemente de la causa, la muerte de Leslie Howard, a quien tanto odiaba Joseph Goebbels, fue un duro golpe para el pueblo británico. El apuesto 'Romeo', el héroe justiciero de 'La pimpinela Escarlata', el atormentado protagonista de 'Intermezzo' o 'Lo que el viento se llevó', el estricto profesor Higgins de 'Pygmalion',...galvanizaba a sus ciudadanos con representaciones patrióticas, discursos en la radio e incluso en películas bélicas como la última que rodó, y también dirigió, 'The First of the Few' ('Spitfire' en los USA) en la que, junto al gran David Niven, interpretaba a R.J. Mitchell, el diseñador del famoso caza Spitfire que tanto hizo por salvaguardar los cielos ingleses de los bombardeos alemanes.
Aunque este hecho luctuoso ya era conocido desde hace unas cuantas décadas, tras levantarse el secreto oficial, no deja de soprenderme las terribles decisiones de todo tipo que hubo de adoptar Churchil, y el resto de mandos aliados, que han costado millones de vidas inocentes y han pasado como si tal cosa por el juicio de la Historia, a ellos que tanto les gustaban los tribunales de Crímenes de Guerra. Sin duda, Sir Winston sopesó mucho su decisión de dejar morir a Howard en tan dramáticas circunstancias, pero eligió lo que el consideró un bien superior para su país. Margareth Thatcher tuvo un buen maestro en el que fijarse. Maquiavelo le habría dado un 'cum laude' de haberle sido posible...
Lista de los fallecidos en el vuelo 777:
Quirinus Tepas (piloto)
D. de Koning (segundo oficial)
Cornelis van Brugge (operador de radio)
Engbertus Rosevink (ingeniero de vuelo)
Leslie Howard
Alfred Tregear Chenhalls
Francis German Cowlrick (ingeniero al servicio del Departamento Británico de Comercio Exterior)
Wilfrid Jacob Berthold Israel (agente secreto británico de origen judío)
Gordon Thompson Maclean (funcionario de Asuntos Exteriores)
Ivan James Sharp (ingeniero de minas especialista en tungsteno/wolframio, material estratégico para proyectiles anticarro del que España era el gran suministrador a Alemania)
Tyrell Milmay Shervington (responsable en Lisboa de Shell-Mex Corporation)
Kenneth Stonehouse (corresponsal de Reuters en Washington)
Evelyn Stonehouse (mujer del anterior)
Cecilia Amelia Falla Paton (secretaria de un consulado en Inglaterra, ¿posible espía?)
Rotha Violet Lettie Hutcheon y sus hijas Petra Hutcheon (11 años) y Carola Hutcheon (2 años)

16 comentarios:

Goliadkin dijo...

Me ha encantado la entrada Sushi, pero no comparto el juicio insinuado del final. Hizo lo que tenía que hacer y por esas decisiones se le recuerda como uno de los personajes claves de la historia moderna. Si hubiera impedido la muerte de Leslie podrías haber escrito un post titulado "El día que Churchill sacrificó la vida de miles de soldados por salvar a un galán de cine"...

Antonio Rentero dijo...

Al final la cosa es que hay que buscar una excusa.

Con lo de Afganistán la excusa del 11-S es demasiado incontestable, con lo de Irak no han encontrado a su "Leslie Howard" y mira como está el tema...

Propongo que a partir de ahora cuando un país se vaya a montear una guerra siempre haya un "Leslie Howard" de turco de turno :-)

Goliadkin dijo...

Gran idea Antonio. Propongo invadir Andorra con la excusa de vengar la trágica muerte de Bardem a manos de un comando de élite del perverso microestado...

sushi de anguila dijo...

El problema, idolatrado y respetado Goliadkin, es que a Churchill, siendo un personaje histórico colosal, le perdía su soberbia...si no ¿cómo se explica que fuera derrotado en las elecciones nada más concluir la guerra? La gente no lo consideraba un buen gestor de la paz y la reconstrucción...y si llegó a Primer Ministro fue por haber sido el primero que clamó, en el desierto, contra el rearme alemán promovido por Hitler...y porque Neville Chamberlainera un desastre...

Fruto de esa soberbia que menciono es la macrocagada del desembarco de Gallipoli en 1915 (peliculón homónimo de Peter Weir con un jovencísimo Mel Gibson estelar), plan defendido presonalmente por Churchill, que supuso las bajas de 252.000 anglosajones, muchos de ellos australianos y neozelandeses y 47.000 franceses...por 253.000 turcos...

El mariscal Alanbrooke, el principal consejero, y a su vez antagonista, de Churchill en el Estado Mayor británico durante la Guerra, dijo de él en sus memorias que: " No conoce los detalles, tiene sólo la mitad de la imagen en su cabeza, dice cosas absurdas... Y lo maravilloso es que 3/4 de la población mundial imaginan que Winston Churchill es uno de los grandes estrategas de la Historia...Sin él, Inglaterra estaba perdida sin remedio, pero, con él, Inglaterra ha estado al borde del desastre una y otra vez"...

A Montgomery, otra bestia parda del tema, le amenazó con la destitución si no atacaba ipso facto a Rommel en El Alamein. Monty le contestó que no lo haría hasta estar preparado y repleto de suministros, tanques y aviones enviados desde los USA, porque le preocupaba ante todo la vida de sus soldados, y atacar sin esos pertrechos sería una derrota segura...Durante semanas ignoró las órdenes del malencarado Primer Ministro y al final derrotó a Rommel gracias a su abundancia de recursos a un coste menor del esperado...
Además, la labor patriótica y propagandística de Leslie Howard no tenía precio...Hasta Goebbels brindó con champán (al más puro estilo De Juana Chaos) cuando conoció su muerte, harto de sus inteligentes discursos y réplicas a los líderes nazis...Los aliados podrían haber intentado alguna operación, pero prefirieron sacrificar a estos inocentes sin ser estrictamente necesario (anda que no hay pocas películas inspiradas en la realidad en que la CIA hace lo mismo con sus propios agentes...te suena 'Peligro inminente'...?)

Lo patético es que Howard viajó a España y Portugal contra su propio criterio y por ayudar a su país, y terminó, junto con su amigo, sirviendo de señuelo para la emboscada destinada al propio Churchill...con la aprobación de éste... que para nada era un tipo infalible, ni perfecto...

sushi de anguila dijo...

jajajjaa...Goliadkin, te quiero!!! Qué grande lo de Bardem...

Antonio Rentero dijo...

Me asalta la duda... al hablar de Bardem ¿os referís Pilar o Javier?

Bueno, tb podrían ser los dos, ahora que lo pienso... pq elegir... como reza un viejo proverbio de los Satanases del Segura:

"¿PORQUE HACERLO COMO TODO EL MUNDO PUDIENDO HACERLO A PRAO?"

("A PRAO": expresión utilizada por el Consejero Romerales cuando decidió que en lugar de una casa, para vivir, se iba a comprar una nave industrial, que sale comparativamente más barata, te la dan con una pequeña oficina donde montar cocina, dormitorio y aseos, y el resto de la nave se queda "A PRAO").

Paul Spleen dijo...

For the greater good. Estoy con Goliadkin: mucho peor habría sido dar muestras de que se había roto el código de la Enigma.

sushi de anguila dijo...

Paul, con lo engreido que era Churchill...no te extrañe que hasta quisiera escuchar (a modo de Tom Sawyer)cómo los alemanes anunciaban su muerte por la radio para salir a desmentirlo y desacreditar a los nazis.

Te remito al comentario de Alanbrooke, y no es el único. Churchill tomó muchas decisiones erróneas militarmente que costaron decenas de miles de vidas aliadas...aunque al lado de Hitler pareciera mejor táctico y estratega que Alejandro Magno...

Como buen conocedor de cómo funcionaba la aviación de la época, te digo que se podía haber evitado la emboscada con un ataque preventivo sobre la base aérea alemana, cambiando al piloto a última hora...simulando una avería y aterrizando en España...mil maneras que no hubieran hecho sospechar a los alemanes...

lo patético es que se sabía el destino de esta gente y no se hizo nada...porque los mártires también son muy útiles para la causa, y un arma propagandística de primer orden...

La magnitud de la figura de Churchill parece ocultarlo todo, pero, aunque salvó a su país, no fue un angelito...Ganó el Premio Nobel de Literatura publicando sus memorias sobre la Segunda Guerra Mundial supermanipuladas, dándose un autobombo colosal y forjando una imagen que tenía mucho de falso...pues nada dice del descifrado de los códigos, sino que parece que él tenía una ciencia infusa para saber cómo y por donde atacar...falsedades que todos nos hemos tragado....y yo el primero....

Huertanico del Demonio dijo...

Siempre me ha alucinado la gente que sabe tanto de Historia, ya que yo en ese tema soy bastante ceporro. Si además son historias tan interesantes, a la vez me doy cuenta de lo que me pierdo por no haber ahondado un poco más dentro de ésta.

Ya que no me voy a poner a estudiar historia a estas alturas, seguiré disfrutando con estos entretenidos posts. Un saludo a los que haceis que estos posts sean tan amenos, empezando por el gran Sushi.

P.D.: Me apunto a la invasión de Andorra, me vale cualquiera de los 2 objetivos.

sushi de anguila dijo...

Gracias Huetanico, ante nada, por tu adhesión a la invasión del principado vecino, siempre que sea ese el 'casus belli' aducido...Cualquiera de los dos nos vale a más de uno..

En cuanto a tus elogios, da mucho gusto escribir algo que, al menos, interese a otras personas...si encima gusta, ya ni te cuento...Como historiador, te aseguro que la realidad (y lamentablemete tenemos muchos ejemplos recientes, algunos de lo más macabros) siempre supera a la ficción...Un fuerte abrazo y a ver si nos vemos pronto...

charmed dijo...

Gran post, como siempre. Me has recordado al anuncio de la editorial que cuenta la versión de los hechos nunca contada.
Siempre me han interesado más las trastiendas.

sushi de anguila dijo...

Te aseguro, Charmed, que siempre es más intresante lo que pasa en la trastienda que en el trono...me complace mucho que mis posts te parezcan interesantes...que tú, como buena achopijera de pro, sabes apreciar lo bueno...muchísimas gracias...un beso...

Javier Moñino dijo...

Espectacular entrada.

En la guerra se pueden asumir este tipo de pérdidas, por mucho que duelan y creo que Churchill tomó una decisión acertada. Seguramente salvó muchas más vidas de las que perdió tomando esa decisión, aunque suene terrible decirlo.

Este tipo de entradas me encantan, más teniendo en cuenta que todo lo relacionado con la Historia en general y con la Segunda Guerra Mundial en particular, me fascinan...

Saludos cordiales don M y muchas gracias por seguir aportando cosas tan interesantes.

Antonio Rentero dijo...

Hay un aspecto curioso que ya entraria en la elucubración mas historiaficcionística... Si Leslie Howard hubiera sido consciente de su destino al subir a ese avión... ¿lo habría hecho?

Yo creo que sí.

Lo cual daría pie para una interesante película que jugara con ese tema, que nos presentara a Howard en su papel de activista concienciador y concienciado y que, de alguna manera, llegara a enterarse de la trama y que, por ejempo, él mismo convenciese a su representante, sabedor de su parecido con Churchill, para que subiera con él, de manera que unos espías de cuya vigilancia fuera consciente le confundieran con el Primer Ministro.

Evidentemente, con el avion ya en el aire y cuando Howard divisara por su ventanilla los aviones enemigos, deberia coger la mano de su representante y pedirle perdón.

Propongo además un casting: Jude Law como Leslie Howard y Roger Allam (Prothero, "la voz de Londres" en "V de Vendetta") como Churchill y el representante de Howard (con ligeros cambios de maquillaje).

Habría que buscar tb una mujer enamorada de Howard que le despediría en el aeródromo después de una tierna noche de amor, sin saber que no volverá a verle... pero nosotros SÍ lo sabemos. La escena de la despedida iría patrocinada por Kleenex.

Para ese papel propongo a Kate Beckinsale porque sí, porque yo lo valgo y ella se lo merece.

sushi de anguila dijo...

hombre, Rentero, en lo de la peli pensé yo hace tiempo...y sería la pera y un exitazo si se hace bien...de acuaerdo en tu reparto, salvo el del prota...yo elegiría a Damian Lewis (el mítico mayor Winters de 'Band of Brothers' y prota de 'Life'), que yo creo que es el actor más parecido a Leslie Howard en décadas...lo de la Beckinsale, sin discusión...ya lo hemos hablado alguna vez...esta mujer es como el Avecrem, todo lo que toca, lo enriquece....Lo de Roger Allam, espectacular parecido...

Compruebo con gran sorpresa que el apoyo a la decisión de Churchill gana adeptos...Os aseguro que howard podía haber salvado el pellejo, de habérselo propuesto el orondo descendiente de Mambrú...sin perjudicar a lo del desciframiento de las claves....

gracias, Don Javier, por tus elogios...no sabes cómo los agradezco viniendo de quien vienen...un reconocido amante y conocedor de la historia...

De lo que estoy convencido, Antonio, es de que el abnegado y caballeroso Ashley Wilkes o la Pimpinela Escarlata (papeles que consagraron en el cine a Howard) hubieran aceptado tomar ese avión con los ojos cerrados, pero estoy seguro de que de saberlo, no se hubiera prestado a esa misión suicida ni de coña, aunque sólo fuera por el resto de los pasajeros y la tripulación...lo mejor es que el hijo del diplomático y la niñera pudieron contarlo debido al cambio de última hora en el pasaje....

a día de hoy, la llamada que salvó 'casualmente' la vida al sacerdote lisboeta (¿posible implicado?) continúa siendo todo un misterio...lo raro es que Iker Jiménez no le dedique tres programas al asunto...

Fuerte abrazo a los dos

Antonio Rentero dijo...

Va a ser cuestión de buscar algunos huequecicos en nuestra agenda y hacer una novelica a cuatro manos (y no a dos, pq yo al menos pienso escribir con ordenador y no con lapiz o boli).

La otra opción es hacerle tener a Leslie graves problemas de conciencia por tener que arrastrar a la muerte no solo a la tripulación del avión sino a inocentes pasajeros, entre ellos a su representante, y a este solo pq se parece a Chuchill y así hacerlo creíble a ojos de los espías nazis.

Por otra parte tb sería un golpe de efecto que cuando llega al aeródromo y ve que va a ambarcar un niño y su niñera se le ocurre lo de ausentarse y hacer una llamada fingiendo ser de la familia para que no suban... lo que se llama un golpe de efecto que acautiva a la audiencia.

Pq está claro que escribiremos la novela pensando en los derechos de cine para Hollywood, como escribe Michael Crichton y tal.

A Damian Lewis le veo yo más parecido con Steve MacQueen... o con un Hugh Laurie jóven, pero sí, puede valernos (a fin de cuentas el doctor House es la cara oculta del suave Pimpinelo Escarlato).

Y sobre el sacerdote lisboeta... hombre, está claro que es el tapado del MI6 para que Leslie no se eche atrás.