lunes, 28 de abril de 2008

GMC 2: El tema de amor de ''Vértigo' trae una propina de lujo (James Stewart al ritmo de '100 Years')






























Nada descubro al contar aquí que mi actor favorito es el gran James Maitland Stewart. Como enfermizo aficionado al séptimo arte podría haber resultado una elección de lo más complicado, pero es algo que siempre he tenido claro desde pequeño. Mi devoción por su manera tan extremamente natural de actuar raya casi en el fanatismo, amén de generar en mí la más rendida admiración. Algo así debieron de sentir mis dos directores predilectos, John Ford y Alfred Hitchcock, de quienes Stewart fue el auténtico actor fetiche, junto a Henry Fonda y John Wayne en el caso del primero y Cary Grant en el caso de 'Hitch'...a su idilio fílmico con Frank Capra le debemos otro puñado de obras maestras (la insuperable '¡Qué bello es vivir!', sin ir más lejos), y otro tanto hizo con el tercero de mis 'monstruos' del cine, Billy Wilder, con quien rodó la biografía del as de la aviación Charles A. Lindbergh, aquí pomposamente titulada 'El héroe solitario'...
Pero volviendo al origen del post, a la colaboración de Jimmy con el orondo genio inglés debemos esa gran maravilla en todos los sentidos que es 'Vértigo' (1958), basada en la novela 'De entre los muertos' de Pierre Boileau (sí, señores, el mismo de 'Las diabólicas') y Thomas Narcejac...para mí una de las cinco películas más grandes jamás rodadas, por una trama tan irreal y chocante que pudiera ser hasta posible que nos sucediera a cualquiera de nosotros algún día, por esa fotografía de claras reminiscencias oníricas que nos muestra una San Francisco mágica en la que está tan presente su pasado colonial español, por unos increíbles y agobiantes títulos de crédito obra del legendario maestro Saul Bass http://es.youtube.com/watch?v=rkHn8PNGYaA (repetidos luego en las agobiantes pesadillas del protagonista), por la amistad traicionada (Gavin) y los amores no correspondidos de la fiel compañera (Marjorie), por los errores absurdos que pueden cambiarte la vida para siempre como el del collar de Carlota Valdés, porque uno no siempre recibe una segunda oportunidad de la vida para resucitar un amor que creía perdido para siempre, por la más hermosa partitura de amor jamás escrita para una película tal y como la ideó en su genial cerebro el inigualable Bernard Herrmann y que tantísimo recuerda al 'Liebestod (Tema de amor)' de 'Tristán e Isolda' de Wagner http://es.youtube.com/watch?v=K2qh2QRWITc ...
Sin querer chafarle la película a quien no la haya visto todavía, el momento cumbre para mí se produce cuando Scottie culmina la transformación física de la morena y perullica Judy Barton en su verdadera amada, la rubia y refinada Madeleine Elster, fallecida meses antes en trágicas circunstancias...En más de cien años de cine, nunca ha habido una actriz más preciosa (en todo caso, empatada) que Kim Novak en esa escena, que no sólo sobrecoge al bueno de Scottie hasta dejarlo medio traspuesto, sino también a una estremecida audiencia. Yo la he visto decenas de veces, y aún me estremece y embelesa a un tiempo. ¡Cómo debió de disfrutar Hitchcock rodando esas escenas de la morbosa y obsesiva deconstrucción de Judy para poder resucitar a Madeleine! Y TODO EL TEMAZO DE AMOR DE BERNARD HERRMANN SONANDO A SACO....que transporta al protagonista a aquella misión española donde una infausta noche Madeleine se arrojó al vacío desde el campanario poseída por un espíritu del pasado... http://es.youtube.com/watch?v=DBMTC3x1xv4
Soy de los afortunados que tuvo la posibilidad de ver hace unos 25 años en pantalla grande las principales películas (las de color, claro) de Hitchcock, que repusieron en un ciclo fantástico por las principales salas de toda España. Una experiencia que me marcó decisivamente, y que, junto a 'Vértigo' hace que idolatre también 'La ventana indiscreta' o la versión en color de 'El hombre que sabía demasiado'. Tal fue la química desprendida por Novak y Stewart, que años después repitieron como pareja en la deliciosa e inteligente comedia 'Me enamoré de una bruja', del gran Richard Quine, por aquel entonces marido de la Novak.
Está claro que sin James Stewart y su paso de campechano inspector de policía a atormentado detective afectado de acrofobia y de una obsesión amorosa, 'Vértigo' no hubiera alcanzado las cotas de credibilidad y dramatismo que la caracterizan. Por eso quiero rendir homenaje a este gran actorazo (recordando de paso al crack de los dobladores españoles que mejor supo interpretarlo, el grandioso Fernando Ulloa), con este remix al ritmo de una de mis canciones favoritas, el '100 Years' de Five for Fighting http://es.youtube.com/watch?v=VTKQOUuTxIU, el pseudónimo bajo el que actúa el cantautor californiano John Ondrasik (aquí va la versión del vídeo original http://es.youtube.com/watch?v=NmoE8_U-JTw), autor también, entre otras, de las increíbles 'Superman (It's not easy) http://es.youtube.com/watch?v=84b949k8HCw&feature=related , 'The Riddle' http://es.youtube.com/watch?v=EgNPGBp4Ygg&feature=related
Aquí os incluyo también la preciosa letra de '100 Years' para que no os molestéis en buscarla
I'm fifteen for a moment
Caught in between ten and twenty
and I'm just dreaming
counting the ways to where you are
I'm twenty-two for a moment
and she feels better than ever
and we're on fire
making our way back from mars
Fifteen, there's still time for you
Time to buy and time to lose
Fifteen
There's never a wish better than this
When you only got a hundred years to live
I'm thirty-three for a moment
I'm still the man
but you see I'm a they
A kid on the way, babe
A family on my mind
I'm fourty-five for a moment
The sea is high
and I'm heading into a crisis
chasing the years of my life
Fifteen, there's still time for you
Time to buy and time to lose yourself within a morning star
Fifteen, I'm alright with you
Fifteen
There's never a wish better than this
When you only got a hundred years to live
How the time goes by
Suddenly, you're wise
Another blink of an eye, sixty-seven is gone
The sun is getting high
We're moving on...
I'm ninety-nine for a moment
Dying for just another moment
and I'm just dreaming
counting the ways to where you are
Fifteen, there's still time for you
Twenty-Two, I feel her, too
Thirty-Three, you're on your way
Every day's a new day...
Ooooooh
Ooooooh
Oooooooooh
Oooh
Fifteen, there's still time for you
Time to buy and time to choose
Hey, fifteen
There's never a wish better than this
When you only got a hundred years to live
Este post se lo dedico al más grande entre los grandes, a los increíbles momentos que tanto él como Kim Novak, Hitchcock y Bernard Hermann me han hecho sentir a lo largo de más de media vida con esta película y a la revitalizante nostalgia que me brinda '100 Years' cada vez que la escucho...






5 comentarios:

Luis Alcázar dijo...

Es un deleite examinar los miedos, fantasmas y obsesiones de una película virtuosa que, curiosamente, no obtuvo ningún óscar. Esta gente de la Academia ya desvariaba por aquella época. Si no recuerdo mal, en el San Sebastián franquista fue donde mejor se trató el filme...
Cada vez que la veo (o 'visiono', como dicen ahora los esnobs) me pregunto: "¿Qué habrá sido de Scottie?". Y para obtener alguna respuesta me agarro '¡Qué bello es vivir!' y la vuelvo a disfrutar por enésima vez.

sushi de anguila dijo...

Por una vez, Luis, San Sebastián hizo justicia...como ocurrió también con 'La Guerra de las Galaxias', que causó furor durante su presentación en el festival donostiarra...

Si quieres saber algo más sobre qué pasó con Scottie después de que Madeleine se despeñara por segunda vez por el campanario, busca en Youtube 'Vertigo' Alternative End o algo así...fue rodado a petición de aquellos países donde su legislación no veía con agrado que los criminales no recibieran su merecido al final de las películas. En este caso, mientras Scottie está a punto de llegar a casa, vemos a Marjorie escuchar en la radio que Gavin ha sido detenido por la muerte de su esposa; en eso, siente la puerta y...te dejo que lo busques y que veas cómo acaba la escena...un abrazo...

Goliadkin dijo...

Sin duda es una de las mejores escenas de las historia del cine. Kim Novak deslumbrante... A los genios nos van rubias... Algún día tendré que hablar de esa obsesión de Alfredo con las rubias...

sushi de anguila dijo...

Y así nos va a la mayoría de genios con las rubias, Goliadkin, desde el sagaz 'Scottie' Ferguson al más noblote caballero de Nara, .... todos acabamos hechos un pimiento del piquillo: colorados, abrasados, despellejados... y vacíos por dentro...

Es entonces cuando los míticos Kiss vienen al rescate, y nos da por cantar esto, a modo de árnica auditiva...

http://es.youtube.com/watch?v=3CJlcI7FdbI&feature=related

Que no se diga que en esta casa no se os da el mejor ikura (caviar)....

Fantômas dijo...

Te invito a pasar por mi blog.

fantasmavelez.blogspot.com

Un abrazo.