lunes, 2 de abril de 2018

Cuando la dignidad es la única posesión de un pueblo aplastado



Black Hawk (Makataimeshekiakiak, "sé un gran halcón negro"), jefe de guerra de los Sauk & Fox (nación india formada por la unión de los restos de las antaño poderosas sac o sauk más los mesquakie o fox o renards, casi exterminados medio siglo antes por los franceses), junto a su hijo Trueno de Torbellino (Nashashuk).

Uno de los líderes indígenas más importantes y populares del área de los Grandes Lagos, Makataimeshekiakiak capitaneó la resistencia nativa frente al avance de los blancos y su apropiación de las tierras de los indios, en la llamada Guerra de Black Hawk en 1832, que tuvo lugar dos décadas después de que Estados Unidos derrotara al Reino Unido en la Guerra de 1812, conflicto que coincidió con las guerras napoleónicas en Europa, y en el que las principales naciones indias, aliadas de canadienses e ingleses, fueron también machacadas, perdiendo en 1813 a su líder más carismático, el gran jefe shawnee Tecumseh.

Derrotado y capturado junto a su hijo, ambos fueron exhibidos junto a otros seis líderes indios a modo de atracción de feria por todo el Medio Oeste, con gran éxito de público. El presidente Andrew Jackson les organizó una tournée por las principales ciudades del Este y una visita a la Casa Blanca, para intentar convencerles de que toda resistencia ante el poderío yankee era inútil y que informasen de ello a otras posibles tribus rebeldes.

Fue entonces, en 1833, cuando fueron inmortalizados por John Wesley Jarvis en este maravilloso retrato, del que sobrecoge el gesto entre desengañado y resignado, rebosante de dignidad -la única posesión que nunca pudieron arrebatarle los blancos- del antaño indómito guerrero a sus 66 años ...

También concedieron incontables entrevistas, que fueron recopiladas a modo de biografías y gozaron de gran popularidad, por periodistas que se enriquecieron con su venta mientras que los dos indios no vieron ni un centavo. Liberado poco después, Black Hawk murió en 1838...

Y sí, el excelente helicóptero estadounidense fabricado por la Sikorsky que lleva su nombre, y protagonista de la magistral ‘Blackhawk derribado’, le rinde un merecidísimo homenaje...

Un joven Abraham Lincoln sirvió como capitán en el desigual conflicto, en el que los indios nunca pudieron reunir más de 500 bravos en el campo de batalla, apoyados por un puñado de guerreros kickapoo, mientras que los estadounidenses contaron con 9.000 soldados y milicianos mucho mejor armados y equipados, junto a casi 700 aliados indios tradicionales enemigos de los Sauk y los Mesquakie, entre Potawatomi, Winnebago, Dakota (Sioux) y Menominee...que mataron a muchos de sus hermanos de raza...

La campaña contra Black Hawk, en realidad una matanza dada la desproporción de fuerzas, concluyó con el asesinato de casi 1.500 indios inocentes , la mayoría mujeres, ancianos y niños... De aquellos supervivientes, apenas unos pocos centenares, descienden los cerca de 4.000 Sac y Mesquakie que hoy vienen en sus ancestrales tierras de Iowa y sus reservas en Oklahoma y Kansas.

No hay comentarios: