miércoles, 5 de noviembre de 2008

La deliciosa hospitalidad de Mercedes







































































































































El verano aún se resistía a despedirse definitivamente de Paparajoteland aquel domingo en que nuestra buena amiga Mercedes nos ofreció, en un entorno fantástico, un sensacional convite en el que no faltó de nada. Muy agradecido con la generosa anfitriona, me congratulé por pertenecer a ese selecto ramillete de elegidos, no ya por la excelsa calidad de la manduca y el pitraque con los que fuimos tan bien agasajados, sino, sobre todo, por lo mucho que para mí significa y me honra el contar con la amistad de personas tan excelsas como Mercedes y su novio Juan, compañeros insustituibles de tantos buenos momentos…

Así que allí nos plantamos la incombustible Prima Lu y yo, equipados con todo lo necesario para preparar unas buenas dosis de nuestro improvisado cocktail de granizado de limón y cava. Todo un clásico ya de los pantagruélicos ágapes celebrados en Ladera durante tantos años, y que ahora quería expandir más allá de las fronteras churreñas, a modo de volador diente de león, presentándoselo a estos jóvenes comensales con los que compartí mesa y mantel, abrigando la firme esperanza de que, al menos, les aplacara la sed en un día de climatología loca, que caprichosamente alternaba chaparroncillos con salidas del sol.

Al menos me lo pasé pipa ayudando a pelar patatas junbto a las chicas de oro, y preparando la vinagreta de aquella ensalada con jamón ibérico, fresones, queso de cabra y nueces que un día ideé para la Prima Lu, y a la que ella añadió como aportación propia un sutil toque de miel en el emulsionado matrimonio que configuran el aceite de oliva con el dulzón vinagre de Módena. También cooperé en el sutil arte de freir gambas al ajillo. Unas crustáceas de lo más sabrosas que, por cierto, a Mercedes le quedaron exquisitas.

Antes pasamos un buen rato en la cocina, participando entre armario y armario despensero en el divertido concurso ‘¿Y dónde han escondido las nueces?’, digno de aquellos moviditos retos que presentaba en aquellas tardes de domingo Jordi Hurtado en 'Si lo sé... no vengo'. Eso, hasta que llegó el momento de sentarse a la mesa, dispuesta al aire, a ‘menjar’.... mientras las papas se iban asando a una temperatura media dentro del horno en dos cocciones diferentes...
El espectáculo que nos esperaba en el jardín (pinchad en las fotos, y veréis), hubiera hecho las delicias de personajes tan tragones como Carpanta, Sangonereta, Obélix, Otilio o Guillermito y su voraz apetito. Sobre la mesa, se disponían a modo de nutritiva cornucopia, deliciosos patés de mar y montaña, queso rochefort con tomatitos cherry, queso curado con uvas en homenaje a la patria chica de Juan (esa entrañable capital del viñedo que es Bullas), una carne a la cazuela de lo más tierna bañada en una untuosa salsa y acompañada de compota de manzana, las pataticas asadas...y de remate, un arroz con leche cremoso y revitalizante...del michelín, claro... Comilona de órdago acompañada de cerveza, refrescos y las correspondientes copas tras haber saboreado el sorbete de cava con limón, que, al parecer, también les gustó...
Pero lo mejor de todo no fue el menú, sino el buen rollo imperante a lo largo de todo el banquete y la posterior sobremesa, que ni una lluvia celosa de tan buenos momentos pudo fastidiar... Después vendría la pertinente foto de grupo, antes de la despedida... para la que contamos con una retratista de lujo, Mercedes, la madre de la joven anfitriona, que junto con su marido José María estuvieron encantadores haciéndonos sentir como en nuestra propia casa... Instantáneas a las que se sumó el gran Sergio, visita de lujo al concluir la comilona. Poco importó que el diluvio se empeñara en chafarnos el posterior concierto de Julieta Venegas, como ya nos relató Sweet Conch en su día http://bitterconch.blogspot.com/2008/09/y-de-postre-julieta-pasada-por-agua.html .... La jornada, una vez más, había merecido MUCHO la pena....
Gracias, Mercedes. Te ganaste a pulso la matrícula de honor de la hospitalidad y el buen hacer culinario. Hasta la próxima...

5 comentarios:

BERJES dijo...

Como lo pasáis... No puede ser
.. yo de mayor quiero vivir como tú. UN ABRAZO SUSHI.

sushi de anguila dijo...

Tú formas parte de ese mundo maravilloso de Willy Bonka en el que aprentemente parece que vivo, y que sabes tú que no es para tanto...pero es que da un gusto y un orgullo tener amigos tan estupendos como vosotros, que no os merecéis menos.... Preparando ya el post de una fantástica e inolvidable boda que aconteció no hace ni un mes...

Un abrazaco, compañero (otro para Obama y tres para mi héroe, john McCain)

PD: Te aseguro que, de mayor, vivirás mejor que el Anguila...fijo, malandrín... jajaja...si lo sabré yo....

Anónimo dijo...

Sushi,

Acabo de ver tu post sobre la comida en casa de Mercedes.

La verdad es que estuvo de lujo aunque yo me incorporé a media tarde.

Tenemos que celebrar otra de estas en breve.

Un abrazo Sushi.

Conch dijo...

Yo espero ansiosa un post con tu homenaje a McCain.

Cómo se dice? Cómo se llama? Obama Obama
http://www.youtube.com/watch?v=A0dMxqgS1-8

sushi de anguila dijo...

El héroe tendrá el reconocimiento que se merece....no lo dudes, Conch...