lunes, 4 de enero de 2010

Loyola




































































El pasado viernes, con las últimas adjudicaciones a los gigantes aeroespaciales del continente por parte de la Comisión Europea, se daba el pistoletazo de salida para poner en órbita la red de satélites que permitirá poner en funcionamiento el sistema de posicionamiento global de tecnología y diseño plenamente europeos, el tan cacareado Galileo, cuya primera constelación de 14 satélites (de un total previsto de 30, 26 de ellos operativos y 4 en reserva) ofertará a los usuarios civiles y militares una señal abierta y gratuita con prestaciones muchísimo más precisas que las del sistema estadounidense NAVSTAR-GPS, y con el plus que da no estar sometido a las interferencias de las autoridades norteamericanas por cuestiones de seguridad o intereses que, en definitiva, sólo convienen y aprovechan al Tío Sam.


En 2014, cuando se produzca el milagro definitivo, serán muchos los políticos, gurús tecnológicos y visionarios que se quieran poner la medalla de la paternidad y del respaldo a un sistema que, a cambio de una inversión prevista de 7.500 millones de euros, generará más de 90.000 de beneficio entre 2010 y 2017, ampliables a 400.000 millones de euros hasta el año 2025...


Posiblemente, Galileo supondrá la estocada final al sistema de origen soviético GLONASS, que, pese a sus deficiencias y la rápida obsolescencia que amenaza a su red satelital, es parcialmente compatible con el americano y ahoa va a recibir un fuerte impluso gracias a la colaboración de la India. Y veremos cómo afecta a otro sistema de similares ambiciones, aunque de dudosos resultados cuando entre en funcionamiento, desarrollado en solitario por el gran dragón chino.


En el espacio esperan ya los dos primeros satélites de prueba europeos, Giove-A y Giove-B, desde 2005 y 2008, respectivamente, orbitando a 23.200 kilómetros de la superficie terrestre y con una inclinación de 56 grados respecto del plano ecuatorial. España es el quinto país de la Unión con mayor participación en la primera fase de desarrollo y validación del Galileo, y más del 70% de la industria española del espacio trabaja directamente en el mismo, a pesar de que la parte del león del proyecto irá a parar a la alemana OHB System AG, la italiana Thales Alenia y la francesa Arianespace, ya que en nuestro país no hay industria con la capacidad y la dimensión necesarias para hacerse cargo de cada una de las seis grandes licitaciones en las que se divide el desarrollo de todo el entramado satelital.


Nuestro papel, fruto también de una negociación en la que no estuvo ni muy afortunada ni demasiado fina la anterior titular del Ministerio de Fomento, quedará limitado al de subcontratistas de primer nivel de los grandes grupos que liderarán la fabricación , puesta en órbita y gestión de esos 30 satélites, pudiendo participar a través de empresas independientes como Hispasat, GMV o Sener, o bien por medio de las filiales de gigantes europeos como EADS Astrium o Thales Alenia Space asentados en tierra española...


Como digo, en 2014, si no surgen problemas de cierta relevancia, será el momento esperado por muchos para ponerse una medalla que, en justicia, a buena parte de ellos no les corresponde ni por asomo... será entonces el momento de rendir homenaje, de descubrirse agradecidos ante una de las personalidades europeas que más luchó por sacar adelante, en las mejores condiciones técnicas e industriales, un proyecto estratégico para el bienestar y el progreso de Europa, un seguro de vida contra el irrecuperable atraso tecnológico del Viejo Continente. Y es que, aunque entre los estados y políticos de la UE se palpe una verdera camaradería, una sincera intención y un firme compromiso por avanzar y contruir entre todos, una vez que los proyectos de mayor calado se llevan al detalle, suelen surgir problemas gravísimos en cuya génesis no son ajenas las rivalidades y envidias entre los diferentes estados miembros y, lo que es peor, la resistencia a rascarse el bolsillo para invertir las ingentes cantidades de dinero que exigen aquellos vitales proyectos que repercuten en el bienestar conjunto, en lugar de beneficiar exclusivamente a cada contribuyente, a cada país de la Unión, que defienden intereses y aspiraciones tan distintos entre unos y otros.... A las pruebas me remito, y el mejor ejemplo lo tenemos en proyectos que implican una colaboración internacional, como el del caza Eurofighter o el del transporte estratégico militar Airbus-400, muy en el alero por el disparo de sus costes y retrasos, incompatibles con los dramáticos recortes presupuestarios sufridos en el cada vez menos boyante sector europeo de la Defensa.


En el caso del proyecto Galileo, el tenaz ángel de la guarda que luchó y luchó lo indecible desde su puesto de Comisaria de Transportes y Energía en la Comisión Europea para no dejar morir, como parecían desear algunas altas autoridades nacionales y comunitarias tan alérgicas a aprobar importantes gastos a medio y largo plazo de los que no puedan extraerse réditos inmediatos, la inagotable defensora de ese sistema llamado a revolucionar nuestras vidas desde el espacio con sus emisiones, es inmensamente popular, nunca mejor dicho, y muy conocida a todos los niveles, a pesar de los años transcurridos desde su inesperado fallecimiento...


Ignacia de Loyola de Palacio y del Valle Lersundi, la primera española que ocupó el cargo de ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación y que fue designada vicepresidenta de la UE, fue la principal impulsora del proyecto, que creará más de 150.000 empleos de alta cualificación. Sólo gracias a su obstinación, este proyecto fundamental para nuestro futuro pudo salir adelante, tras convencer en Bruselas al Consejo de Ministros del ramo... y eso en una Europa a 15, que en la actual, con 27 estados miembros vendidos a los más variados intereses, ni su titánica capacidad de brega ni su inextnguible determinación lo hubiera hecho posible. Más de un año de debates sin fruto, ante la indiferencia de unas potencias europeas que se resistían a invertir tanto capital en un proyecto de investigación.... y siempre Loyola batallando por sacar el proyecto adelante, hasta que el Consejo dio su mano a torcer definitivamente en una cumbre celebrada en Barcelona.
Sin embargo, este carácter combativo frente a las adversidades de la española, auténtica marca de la casa y que quizá se deba al nombre con el que salió de la pila bautismal, ya se había manifestado durante su etapa como ministra, en aquellos memorables duelos dialécticos, dignos de la épica homérica, con quien habría de ser posteriormente su compañero en las lides europeas, el comisario austríaco Franz Fischler. Un tipo simpático y bon vivant, amante de las explotaciones agrícolas y del campo que, en su condición de Comisario de Agricultura, se vio forzado a defender los intereses de las explotaciones agrarias centroeuropeas frente a las mediterráneas, y especialmente las españolas, a costa de productos tan nuestros como las frutas y hortalizas, el tabaco, los plátanos canarios o el arroz, en esa encarnizada lucha que cada año se repite por recibir el mejor porcentaje posible de fondos agropecuarios de la UE. Acostumbrado a los pasteleos y elegantes cambalaches propios de la alta política comunitaria, al bueno de Fischler, que en el fondo era un tirolés enamorado de España, de su gastronomía y de cómo conciben la vida sus gentes, le sorprendió muchísimo el brío y la rocosa constancia con que Loyola defendía los intereses de los agricultores, pescadores y ganaderos españoles.
La antagónicas posturas estaban enfrentadas a muerte, básicamente porque mientras el comisario ofrecía una cuota máxima de producción de 225.000 toneladas de leche al sector lácteo español, el gobierno de Aznar pedía llegar hasta el millón. Peor si cabe era el estropicio previsto para el aceite por nuestros socios europeos, que desembocó en un enfrentamiento de lo más reñido con motivo de las inasumibles reducciones que Bruselas quería imponer al sector olivarero español en cuanto a las cuotas de producción de aceite (el mismo que el comisario utilizaba en casa para cocinar), de la que nuestro país es líder mundial con el 40% de una producción que ronda los 2'5 millones de toneladas en todo el planeta. Las nuevas cifras sólo otorgaban subvenciones a 600.000 de las 950.000 toneladas que generaban entonces nuestros olivos, lo que suponía una brutal reducción del 35% del total. Además, se prohibía a España producir más del 40% del total de ese millón y medio de toneladas establecido como tope de la Unión, para favorecer a los olivareros de Italia y Grecia -países que aprobaron la medida encantados- que se repartirían las toneladas detraídas a los españoles (la cuota en ese 1997 era de un 52% para España, 24% para Italia y 22% para Grecia, y lo previsto era fijarla en un 40%, 32% y 25%, respectivamente), que, una vez más, se quedaban solos, salvo por un tibio apoyo de Austria y Bélgica, y con el culo al aire frente a los arbitrios dictaminados desde las instituciones comunitarias...
Con la infausta y humillante Guerra del Fletán http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2005/03/12/3542428.shtml -una derrota en toda regla pese a contar con todas las razones legales y jurídicas de nuestra parte- aún fresca en el recuerdo de todos los españoles, De Palacio no se achantó ante la monolítica postura del impasible Fischler, que incluso visitó los olivares españoles invitado por la ministra, quien porfiaba y porfiaba en favor de los suyos con una cabezonería digna de los cantares de gesta, ganándose el afecto y la admiración de todo un país. La ministra propuso aumentar la cuota europea hasta 1'8 millones de toneladas, y demostró mucha flexibilidad al proponer una cuota mínima para España de algo más de 750.000 toneladas a las que se sumaría la subvención a 32.000 toneladas de aceituna de mesa. Radicalmente en contra, Francia y Alemania, hartos de subvencionar los productos de los países del Sur, y 'nuestros amigos' de Italia y Grecia, prestos a sacar tajada. Ante el cariz tan tétrico que tomaba la situación, Loyola de Palacio acusó a las autoridades comunitarias de discriminar de manera inimaginable a España, pero no tiró la toalla y continuó batallando, mientras se hacía acreedora a la admiración de sus compatriotas, por encima de las siglas políticas, pues su lucha interesaba tanto a andaluces como catalanes o gallegos, aunque la clarividente oposición socialista acusara a la titular de Agricultura de esgrimir un 'nacionalismo rancio y caduco' para justificar la postura española. Tan mala no sería cuando De Palacio logró sumar a las reivindicaciones españolas a la propia Grecia, y contar con el total respaldo de todas las organizaciones agrarias implicadas, lo que las hasta que finalmente pudo salirse con la suya frente a un abrumado Fischler, al que no le quedó más remedio que claudicar ante la corajuda defensa orquestada por la contumaz Loyola y aprobar una cuota para España de 760.000 toneladas, totalmente inalcanzable y utópica cuando empezaron las arduas negociaciones, y una victoria, si no absoluta, sí muy importante en cuanto a forma y fondo, de las tesis defendidas por Loyola.
No es de extrañar que, apenas un año después, encabezara las listas de su partido en las elecciones europeas, que ganó con un importante respaldo, seguramente como merecida recompensa por parte de la ciudadanía española por el trabajo bien hecho. Comenzaría así su brillante etapa en la Comisión Europea, en la que compartiría tareas y una buena amistad con su némesis de antaño, Franz Fischler. Con la que está cayendo, resulta imposible no echar profundamente de menos entre nuestros gobernantes a personas tan válidas, admirables, valientes, rectas y ejemplares como Loyola de Palacio, de quien ese hito político, tecnológico e industrial para toda Europa que es Galileo, constituye su mejor herencia y el permanente testimonio de los muchos y buenos frutos que arrojan el trabajo bien hecho y el tesón frente a las dificultades, por insalvables que estas puedan parecer.

8 comentarios:

Ventimiglia dijo...

Interesante entrada (como siempre) y merecidísimo reconocimiento a una de esas personas que pasaron por la Política aportando, no sustrayendo. Aportando credibilidad, trabajo, honradez, carácter, capacidad, iniciativa y resultados. Por resumir. Totalmente de acuerdo con todo lo expuesto. De la cruz a la firma.

sushi de anguila dijo...

La comparación con lo que estamos soportando ahora es de vergüenza ajena...

Anónimo dijo...

La clase política actual: gobierno y oposición, da puto asco.

VOL

sushi de anguila dijo...

Creo que toda generalización es injusta, y más en este caso. Pero, desde luego, Loyola dejó el listón altísimo...

Dammerüng dijo...

Aúnque este fuera de contexto:

Nueva entrada del "La parte por el todo" en el blog de la misma que comenta.

Espero que se diviertan.

Wunderkammer dijo...

Una mujer admirable. Su muerte fue una gran pérdida para la política española. Recuerdo los obituarios que se escribieron entonces y las palabras llenas de respeto y admiración que se le dedicaron, incluso de contrincantes (como el de Rosa Díez, que me hizo llorar), todos muy emocionantes y merecidísimos.

Como siempre, muy bien contado todo, Sushi, es un placer leerte y reservo la lectura de las entradas de Hora de pensar (como me pasa con Ventimiglia) para momentos de tranquilidad, como el de ahora mismo. Un saludico.

Anónimo dijo...

Su verdadero nombre era "Ignacia", lo de Loyola era por lo de San Ignacio -el de los sartenes? quizas?-, buena politica española, pero un tanto trepa y muy de Opus Dei, su pasado por el ministerio de agricultura fue un autentico desastre, "fraude del lino" incluido.

sushi de anguila dijo...

Un honor que me brindas, Wunderk, y más viniendo de quien viene, y un lujazo tenerte como lectora... me alegra seguir suscitando tu interés y que coincidas conmigo en tu concepción sobre Loyola.

Anónimo, lo del nombre de Ignacia ya lo subrayo yo en el post, tal vez lo leíste con prisa y no lo recuerdas... fíjate, con las sartenes de San Ignacio, espléndidas, tambiénm tenía ella en común algo: una gran resistencia para abordar los desafíos más exigentes...

A mí me dan igual las creencias religiosas de los políticos, ya sean devotos de Visnú, luteranos, chiítas, santeros, zoroástricos, sijs, animistas o raelianos si su labor resulta eficaz, honesta, justa, solidaria, democrática y beneficia a sus conciudadanos, como sucede por goleada en el caso de Loyola... otros que presumen publicamente de agnósticos o ateos, no pueden decir lo mismo a la hora de analizar su gestión, pero imagino que es sólo una casualidad en su caso concreto...

Si tan mala fue la actuación de Loyola de Palacio al frente del Ministerio de Agricultura, ¿cómo es que los españoles le concedieron un millón de votos más que a los socialistas en las Elecciones Europeas de 1999 que ganó con el 39,74% de los votos frente al 35,33% de la candidatura encabezada por un peso pesado de la talla de Rosa Díez?

A lo mejor, representan otros mejor a los españoles hundiendo a nuestros productores de tomate con acuerdos como el negociado en diciembre pasado entre la UE y Marruecos, sin reacción en contra del Ministerio, tal y como le exige el sector...

En cuanto a políticos trepas, tal vez habría que analizar lo ocurrido con los que acaban de hacerse con el poder en la alcaldía de Benidorm y con la legión de altos cargos de IU y CCOO que, en un momento dado, decidieron 'evolucionar' hacia la socialdemocracia y ocupar altos cargos gracias a ese mismo partido al que, apenas unos meses antes, habían puesto a parir...

Y sobre el supuesto (e inexistente, como ratificó en 2007 la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo en 2008) 'fraude del lino', tal vez deberías informarte mejor y leer esto...

http://www.abc.es/hemeroteca/historico-01-05-2007/abc/Nacional/el-fraude-del-lino-que-nunca-existio_1632846544411.html

Gracias por participar en este blog...