viernes, 23 de octubre de 2009

Hoy premian al más grande entre los grandes































































No me duelen prendas en confesar mi frustrada vocación como naturalista (que no naturista) y una vida dedicada al estudio de animales y plantas. Siempre ha mantenido que aquellos libros que recibí como regalo en mi Primera Comunión no sólo trazaron decisivamente mi vida futura, sino que fijaron en el fondo de mis neuronas aquellos asuntos en torno a los que girarían mis gustos y aficiones. Imagino que la bien intencionada señora que me regaló un volumen dedicado a la Etología, o, lo que es lo mismo, al 'Comportamiento animal', como igualmente se llamaba el libro, no era consciente de las puertas que yo podría abrir en mi interior con esa llave en forma de papeles encuadernados, en cuyo interior el gran Konrad Lorenz http://www.dailymotion.com/video/x6x3gl_konrad-lorenz-padre-de-la-etologia_school ejercía de maravilloso druida del mundo animal...

Todo esos estímulos sensoriales en torno al mundo natural, encontraban su perfecta catarsis cada vez que salía a pescar con mi abuelo a lomos de ese leñoso y esbelto corcel de los mares que era el 'Apolo', surcando hoy el feliz más allá por donde pululan esas obras de arte fruto de la maestría de los canteros de ribera. Recuerdo como maravilloso aquella tarde de verano en la fenecida mansión familiar garruchera, cuando mi abuelo Diego, en la oscuridad del rinconcito marinero junto a la chimenea, nos proyectó a toda la familia en varios rollos sucesivos el documental 'El mundo del silencio', con el que el gran Jacques-Yves Cousteau ganó un merecidísmo oscar al mejor documental. Por aquella época, comenzaban a emitir en TVE la apasionante serie 'Mundo submarino', con la que mi amor por la naturaleza aumentó a velocidades dignas de la capacidad multiplicatoria de un gremlin remojao al anochecer...

Respaldaban este bendito proselitismo pro naturaleza que entonces ejercía Cousteau otros dos geniales e irrepetibles colaboradores. Uno de ellos, la persona que más ha hecho por la naturaleza de nuestro país desde que al Sumo Hacedor le dio por inventarse esta inclasificable piel de toro, y que fuera tanto tiempo santo y seña de mi devoción, sintiendo muchísimo su muerte en trágicas circunstancias en tierras de Alaska. De Félix Rodríguez de la Fuente me gustaba todo, todo, todo... desde aquellas primeras colaboraciones en blanco y negro junto a María Luisa Seco hasta su apabullante 'El hombre y la Tierra', compraba sus enciclopedias, cuadernos de campo, documentales... Ahora combato el mono de su ausencia viendo los programazos de su joven sosias, Luis Miguel Domínguez http://www.youtube.com/watch?v=pPkufIM-Bwo, pero, lógicamente, no es lo mismo... No me he resistido a poneros la foto en la que, en presencia del legendario filólogo Ramón Menéndez Pidal instruye a Charlton Heston en las artes de la cetrería durante el rodaje en tierras hispanas de 'El Cid'.

El tercero en discordia era el simpatiquísimo biólogo británico David Bellamy, empeñado en demostrarnos con su humor socarrón que en cualquiera de nuestros hogares habitan más seres vivos que en cinco hectáreas de la selva amazónica. En 'El botánico', el barbado londinense cautivaba por su carácter entrañable, directo, divertido y siempre dispuesto a la denuncia contra los daños al medioambiente (pinchad el enlace y fliparéis de cómo era la tele un finde de aquel ya lejano 1981 en que el programa del inglés, en horario estelar, antecedía al propio Telediario http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1981/09/05/094.html).
Pero, si geniales son estos tres colosos de la divulgación sobre temas de naturaleza, ninguno alcanza en mi opinión al más genial comunicador en este campo tan complicado y específico; nadie ha llegado, ni probablemente llegará a la excelencia demostrada en sus programas por Sir David Attenborough, mi ídolo desde que siendo un niño descubrí sus series 'Vida en la tierra', 'Planeta viviente' pero, sobre todo, 'La vida a prueba', que marca un antes un después en la forma de concebir los documentales de naturaleza por sus innovadores enfoques y fascinantes imágenes... y de la que me compré hasta el libro editado con sus mejores momentos... Merecidísimo el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales que hoy se le ha concedido a este comunicador nato y sorprendente, al que tanto le gusta surgir de entre unos arbustos como por arte de magia como posar ante la más venenosa serpiente o frente a un rinoceronte a punto de cargar... Un merecidísimo galardón para una de las grandes figuras de la BBC a quien la reina Isabel II le encarga cada año la coordinación y grabación de su mensaje navideño... otra prueba más de la sagacidad de la soberana británica, que sabe muy bien con quién jugarse las lentejas...
ENHORABUENA, MAESTRO, Y GRACIAS POR TU APASIONANTE LEGADO...

7 comentarios:

Athena dijo...

Gracias por el post. Me ha llevado a la niñez con Félix Rodríguez de la Fuente y Costeau :) También ha desenterrado de mi memoria a Bellamy, del que no me acordaba... Y del galardonado, me encantaba ver "La vida a prueba" y "La vida secreta de las plantas" mientras realizaba el noble trabajo de fregar platos en la casa paterna... trabajar y culturizarse es posible, ja, ja.


Por cierto, le invito a ver una entrada que hice en mi blog este verano:

http://unblogypunto.blogspot.com/2009/07/imagenes-que-me-impactaron-i.html

sushi de anguila dijo...

Athena, la escena de la cría de muflón y el águila es una continua fuente de controversia entre los realizadores de documentales de naturaleza, ya que los nauturalistas ingleses denunciaron (con toda la razón) que era una escena ensayada con un águila entrenada por Félix, porque una rapaz de verdad, aunque podría ser capaz de hacerlo, sería rarísmo que optara por atacar de esta manera a un pequeño muflón cuyo gran peso puede desequilibrarla peligrosamente (si nos fijamos, desde que el águila captura al mufloncico, siempre va en trayectoria descendente, sin poder ni siquiera aletear).

La escena de la serpiente es un ataque de una de las anacondas atrapadas por la sequía en los llanos venezolanos... espectacular... y cómo Felix salva el pellejo con la técnica más eficaz en este caso...sujetar la cabeza del ofidio para detener su ataque...)... menudo momentos memorablessss...

Athena dijo...

Ya sabía yo lo de la cría de muflón, pero me pasa como con Bear Grylls: me sigue gustando igual :)

La escena que no he encontrado es una en la que un águila deja caer un muflón (o una cabra montés, no sé decirle) para matarlo.

Wunderk dijo...

Sushi, es usted un caja de sorpresas y un pozo de sabiduría.

¡Curiosa afición la de la Etología!

sushi de anguila dijo...

Imagínate, Wunderk, qué regalazo de Primera Comunión sin que la autora fuese, además, consciente del terremoto en todos los sentidos que iba a suponer en mi vida...

Tampoco fue manco el 'Indios de Norteamérica' de Oliver La Farge, todo un clásico de 1956 ('A Pictorial History of the American Indian') que aún releo de vez en cuando y que tanto y tan irreversiblemente me marcó...

http://en.wikipedia.org/wiki/Oliver_La_Farge

PD: Mola el poder sorprender a alguien tan culta y sabia como usted. Gracias por el piropo...

Wunderk dijo...

Madre mía, Sushi, más quisiera yo ser esas cosas. Si hay alguien que realmente es culto y sabio eres TÚ, o la misma Athena que aquí nos acompaña en los comentarios a esta entrada. Y no sabes lo bien que me lo paso leyendo vuestras bitácoras o las que enlazo desde mi blog gracias a las cuales voy aprendiendo día tras día.

Sí, es curioso lo que un regalo así puede cambiar nuestras vidas. La culpa de que estudiara Historia del Arte también la tiene una enciclopedia que compró mi padre... Y cuando le dije que quería estudiar esta disciplina por poco le da un patatús... aunque siempre me apoyó, menos mal...

Abrazos fuertes (y ENHORABUENA M.y M., que seáis MUY MUY FELICES - según el notición que nos da Conch en su blog)

sushi de anguila dijo...

Gracias siempre a ti, Wunderk... de los M&M, como dice Sweet Conch, la Nueva Sensación Literaria...