miércoles, 21 de octubre de 2009

El Señor Embajador es mucho más que un señor...




Ya no quiero ser canadiense http://horapensar.blogspot.com/2008/03/hoy-soy-canadiense.html, o, al menos, de manera exclusiva. Lo que parecía un milagro irrealizable, ha tenido lugar. Por fin, en cinco años, un alto representante de la diplomacia española nos ha hecho sentirnos orgullosos a muchos de sus compatriotas, conmoviéndonos con una declaración pública en forma de discurso en la que honra a las actuales Fuerzas Armadas Españolas en su pugna constante por intentar llevar la paz y la seguridad a los más peligrosos rincones del planeta sin que sus máximos responsables les doten de los medios materiales y del respaldo político imprescindibles para hacerlo con ciertas garantías de éxito. Por eso sorprende y enorgullece como pocas la intervención durante el Día de la Fiesta Nacional, rebosante de hombría y valor de quien, desde su nombramiento en noviembre de 2008, ocupa el cargo de embajador español en Bosnia-Herzegovina, el asturiano Alejandro Alvargonzález San Martín.
De familia que mantiene una estrecha relación desde hace siglos con la milicia, este gijonés de 50 años, experto y promotor de relaciones e intercambios comerciales con China, veterano conocedor de la triste realidad centroamericana, dignifica en sumo grado a todos aquellos españoles de bien para quienes resulta muy difícil de comprender qué pintan nuestras tropas destacadas en el extranjero, muy cortos de equipo en la "misión de paz" más belicosa que nadie recuerda, básicamente porque, aunque le cueste horrores admitirlo al Gobierno, se desarrolla en medio de una sangrienta guerra, la de ese 'jardín de infancia' llamado Afganistán.
De vuelta a B y H, conviene destacar que las palabras del embajador español, -desde ya mismo, uno de mis héroes-, por ser coherente y no mojarse con nadie hasta el final, no cayeron en saco roto, sino que hoy constituyen el pensamiento de muchas personas y han hecho furor entre nuestras tropas, aquí y allá. Por su interés se reproducen tal cual, disfrutadlas:
"Me piden que les dedique a ustedes unas palabras en el día de hoy, fecha adelantada de la celebración de nuestro día nacional. Lo clásico sería iniciarlo con aquello de "es un honor para mí”... Se trata de una frase más o menos protocolaria, que en el fondo no quiere decir nada si quien la pronuncia no tiene voluntad de que así sea... Les adelanto que este no es el caso. Por eso utilizo la fórmula: "Es un honor para mí", realmente lo es, rendirles mi homenaje desde esta tribuna. Es un honor para mí dirigirle unas palabras a un grupo de españoles, y hoy, en ByH, ante soldados de España. Algunos sin ser de nacionalidad española, pero soldados de España al fin y al cabo, dispuestos a dar su vida por ella, sin grandes alharacas, discretamente, como lo han hecho siempre. Como han hecho a lo largo de toda la historia.
Ustedes son la noble herencia de una historia que pocos, desgraciadamente pocos, conocen. Uno lee 'La defensa de las Indias', de Julio Albi, y descubre que con un puñado de hombres, que eran ustedes, se defendió -durante varios siglos y con notable éxito -la costa que va de la Florida a la Patagonia, y de ésta hasta California. Uno se va al mayor experto de la historia del Pacífico, el australiano Spate, y descubre que su obra más importante la tituló 'El Lago Español', y lo hizo por ustedes. Uno recorre el Extremo Oriente y descubre la presencia de soldados de España en Camboya y Tailandia ya en el siglo XVI, estudiando mapas de China, tratando con Japón. Eran ustedes. Ustedes fueron en buena medida quienes extendieron el español por el mundo. Eran ustedes.
Ustedes han protagonizado las casi 60 misiones internacionales que arrancan de los años 80. Recuerdo bien las primeras, en Centroamérica, donde yo estaba destinado entonces. Fui testigo del para acercarse a cualquier escenario, y de la mano derecha para dar seguridad cuando se demandaba. Vi actuar a médicos de uniforme y a soldados de paisano, y les vi dar un paso al frente siempre. Siempre. Ustedes son los que caminan las calles de Mostar, de Sarajevo, de Trebinje, de tantos sitios en ByH, donde su uniforme es objeto de respeto, de reconocimiento, sabedores todos de su profesionalidad, de su espíritu de sacrificio. Lugares donde se han ganado el aprecio de sus gentes, donde España -por ustedes -significa algo.
Un día dejarán de ser necesarios en ByH. Se irán. Pero quedarán su recuerdo y la admiración de quienes les conocieron. Quedarán las placas con los nombres de sus compañeros caídos en Mostar, o esa plaza que siendo de España es de ustedes, o ese pinsapo que donaron y seguirá creciendo en algún lugar, o el afecto de esos ancianos a los que surtían de gasolina, de alimentos, de mantas. Y quedará la prueba de su valor. Así me lo han dicho tantas y tantas veces: "ellos llegaron, y empezamos a sentirnos seguros". Cuentan que los tercios de Flandes, cuando volvían a España gustaban de desfilar en la Plaza Mayor de Madrid, y que para esa ocasión recibían la orden de entrar en la plaza "pisando fuerte". Así nació la expresión de "entrar pisando fuerte".
Así entraron ustedes, y así deberán salir: "pisando fuerte". Un día se irán. Se vaciará Camp Butmir, crecerá la hierba entre las grietas del asfalto, se hará el silencio donde estamos, no habrá ni misa de domingo, ni oiré las palmas de un soldado de Cádiz, ni degustaré la paella que uno de ustedes se tomo como un ejercicio a todo o nada, ni recibiré noticias de tal o cual desplazamiento. Me alegraré mucho de que no sean ustedes ya necesarios en ByH. Se me llenará la boca cuando diga que España, en su pequeña o gran responsabilidad, cumplió. Pero les aseguro también que cuando despida al último, cuando vea despegar ese avión, empezaré a echarles en falta. Y ustedes, una vez más, habrán cumplido.
Y me refiero a ustedes con legítimo orgullo porque hablar de ustedes es hablar de mi propia familia. De mis primos y tíos en Infantería de Marina, a los que admiraba en mi infancia y sigo admirando hoy. De mi padre, jurídico de la Armada, de mi abuelo en el Cuerpo de Ingenieros, de mis bisabuelos haciendo la guerra de Marruecos o de Filipinas. Ellos eran ustedes, si acaso ustedes me lo permiten. Pero también ustedes son ellos. Quiero decir que también en ustedes se verán otros. Los 23 soldados de España fallecidos en Bosnia y Herzegovina son ustedes, porque en ustedes viven. Saben ustedes bien que cuando les miren a ustedes los padres o los hijos de aquellos que fallecieron los verán a ellos, porque ustedes son ellos. Porque tienen ustedes, y solo ustedes, el honor de serlo. Todo esto era para explicarles porque es un honor para mí poder dirigirles unas palabras a ustedes. Y porque es un honor dirigirme a ustedes, y porque ustedes son Cristo Ancor Cabello, les ruego que me permitan también que este sea un homenaje a él. Fallecido en Afganistán, pero vivo en cada uno de ustedes. Que sea él quien a través de ustedes grite conmigo, con nosotros,
¡VIVA EL REY!
¡VIVA ESPAÑA!"
(fotos tomadas desde la página web de la (des)Armada Española. Aquí, el discurso completo en PDF http://www.cope.es/file_upload/pdf/1256120600984434396.pdf).
¡Qué orgulloso me hace usted sentir, Sr. Embajador!

11 comentarios:

Ventimiglia dijo...

Impresionante entrada. Muy buena. Una muestra (más y afortunadamente en positivo, que negativas también hay) de que el puesto de Embajador requiere de conocimientos y capacidades que para nuestra desgracia no tienen muchos de los últimamente nombrados por el gobierno ZP. La carrera diplomática requiere una formación y una valía que hagan grande el nombre de España, como afortunadamente hace el Embajador en ByH.

sushi de anguila dijo...

No sé que espera Desatinos para fulminarlo de su cargo... jejeje... como se enteren los Bardem, le montan una manifestación... pero mientras dure en su cargo, España no podrá estar mejor representada en ninguna parte del mundo de lo que lo está en pleno corazón de los Balcanes.

Antonio Rentero dijo...

Querido Unagi-san, como puños las lágrimas.

Con un par de docenicas de alejandros alvargonzález todo sería tan diferente...

Anónimo dijo...

Hola soy Ignacio.

Bonito, sí señor.
Discursos como este hay muchos, pero solo de puestas para adentro.
En cuarteles, embajadas, colegios, etc.......

El problema es que nunca se hacen públicos

UN SALUDO

sushi de anguila dijo...

Bienvenido, Ignacio... en los tiempos que corren, es motivo de esperanza el gesto de este patriota valiente... que deja aún más en evidencia la cobardía, estulticia e ignorancia de su jefe, el impepinable Desatinos...

Que cunda el ejemplo...

Anónimo dijo...

Hola soy Hacky:
Las palabras de este "patriota" suenan muy bien de cara a la tropa, pero nada más, discursos de estos he oido muchos -a la postre todos son iguales-. Patriota: Persona que tiene amor a su patria y procura todo su bien -RAE-. Con esta definición de la palabra "Patriota" en España TODOS somos "Patriotas" tanto "los Bardenes" como los Moratinos vs "Desatinos", Pajines, Chacones, Blancos y Rajoys, y el Sr. de la Foto.
Otra cosa son los "Salvapatrias", estos más -peligrosos- vease como ejemplo Aznar.

Saludos.

sushi de anguila dijo...

La manera por cómo se está llevando la crisis del secuestro del Alakrana demuestra el Gobierno de chirigota y palos de ciego que nos representa.

Perdona que disienta en dos puntos básicos pero decisivos:

1-Por desgracia, dsicursos como este no le he oído ninguno ni a la Sra Chacón, ni al sr Desatinos, ni a su máximo líder... El sr Embajador le echó un par de huevos, así, literalmente, al pronunciar un discurso contrario a las posiciones que defiende su peculiar jefe y, por extensión, el aún más 'peculiar' (siendo generoso) jefe de su jefe. En ningún momento mencionó bienintencionadas alianzas civilizatorias ni confraternizaciones bolivarianas...apeló a un glorioso pasado COMÚN hoy mutilado y casi exiliado de los libros de Historia, para no herir la sensibilidad de los manipuladores NAZIONALISTAS y sus jocosos planes de estudios...

2-Aznar pudo actuar como un salvapatrias, otros, escudándose en su cargo de Gobierno, se dedican, simplemente a despedazarla día tras día y se quedan tan anchos...

La gestión de la crissi de Perejil es para mí la auténtica piedra de toque para comparar a unos y a otros.

En comparecencia parlamentaria, José Luis Rodríguez Zapatero manifestó que en Perejil nunca hubiera actuado de forma militar. Unas afirmaciones que fueron criticadas por el propio presidente del PP a nivel nacional, Mariano Rajoy, quien recordó que se había invadido territorio nacional. Por su parte Zapatero, “ironizó” y calificó sarcásticamente de “gran hazaña” la operación.Es por ello por lo que el presidente de la Ciudad de Melilla, Juan José Imbroda, recordó que se trató de un hecho muy importante y grave “por las consecuencias que podía haber tenido” y añadió que Zapatero “frivolizó” con este asunto.Además, recordó que “el Gobierno hizo lo que tenía que hacer” que era hablar y lo hizo pero como no se llegó a un acuerdo hubo que utilizar al Ejército para este asunto....

Y qué quieres que te diga, a mí no me parecen serios los de la cofradía dle 'no a la guerra' tan calladicos como están con lo que pasa en Afganistán...será para no perjudicar a las subvenciones para el cine????

Antonio Rentero dijo...

Tú lo has dicho, Sushi, lo de Perejil puede parecer una cosa ridícula, pero aunque fuera un islote yermo e inútil era NUESTRO islote yermo e inútil. Aquello era una prueba para ver cómo reaccionaríamos y preparar una futura Marcha Verde II, así de simple y de sencillo, y el que no quiera verlo así me alegro por él y por la felicidad en la que vive.

Y efectivamente, hay guerras buenas y guerras malas. Mandar una fragata médica al Golfo a curar heridos es llevar a España a la guerra (ni un solo soldado español desembarcó enIrak hasta que no hubo, tras finalizar la guerra, mandato de la ONU) pero que maten a nuestros soldados en Afganistán (yq eu nuestros soldados ATAQUEN, no se defiendan, de manera activa hagan fuego contra EL ENEMIGO) pues no es la guerra, hombre, ande va a parar.

Hablad con los militares que vuelven y con sus familares, yo lo he hecho, y lo que me cuentan no se parece a una misión humanitaria de ayuda a una población que pasa por dificultades, no, son testimonios de GUERRA.

sushi de anguila dijo...

Lo divertido es que todos los países aliados SALVO NOSOTROS hablan de la Guerra contra el Terrorismo en Afganistán... todos envían tanques (Dinamarca y Canadá), cazabombarderos(Francia, Holanda, Noruega) y helicópteros de combate (Holanda, Italia)... menos nostros, que teniendo armas igual de modernas que nuestros aliados, mandamos como corderos a los nuestros montados en cacharros obsoletos diseñados en los años 70 con la excusa de que estamos en misión de paz, y con la orden tajante de salir por piernas en cuanto haya tiros... es una vergÜenza, que tiene desmoralizadas a unas tropas pésimamente equipadas y en una misión que, por lo mal concebida e ineficaz es un pozo sin fondo inútil, donde malgastamos cada año más de 365 millones de euros, más de un millón diario, equivalente a la mitad de lo que se le ha recortado a Defensa el presupuesto...PARA NADA... Eso sí que es traición, arriesgar la vida de los soldados en misiones timoratas donde se le oculta la verdad al desinformado y desinteresado (para qué nos vamos a engañar) pueblo español....

Y prefiero mil Perejiles que ser el país occidental más ridículo del siglo XXI a escala mundial en cuanto a combatir la piratería... los tres milloncetes de euros que todos los españoles les vamos a pagar a los filibusteros somalíes... ¿¿¿podrán contabilizarse en la cuenta de ayuda al desarrollo al tercer mundo???? MUY CAPACES SON ESTOS...

Anónimo dijo...

Hoy me envían la referencia de esta página. Ya ha llovido... Muchas gracias. Son ustedes excesivamente amables.
Alejandro Alvargonzález

sushi de anguila dijo...

Para nada, señor. Un orgullo y una satisfacción inmensa el que nos represente usted a todos los españoles en tan alta responsabilidad como ejerce ahora en la OTAN. En los tiempos de zozobra que sacuden nuestra patria, resulta cada vez más necesario dignificar y valorar la excelente labor que desempeñan nuestras Fuerzas Armadas y de Seguridad del Estado, mal que les pese a muchos. Su memorable discurso de aquel día es un buen ejemplo de ello. Gracias por asomarse a esta personal ventana a la Historia...